Mi crisis 2B

.

Era sábado al medio día, yo (como dice el Chapulín Colorado) tenía todos mis movimiento fríamente calculados.

Ya había terminado de decorar los pasteles que tenía que entregar ese día, incluso ya habían pasado a buscar algunos de ellos.

Me quedaba solamente decorar este pastel con degradado de colores morado que pasarían a buscar al día siguiente, lo cual calculaba me tomaría no más de 90 minutos.

Para esa hora ya habrían pasado a recoger los otros pasteles, yo terminaría de decorar el pastel y me podría ir tranquilamente a la comida que teníamos en casa de mi mamá y compartir con mi familia toda la tarde.

Al siguiente día pasarían a buscar el pastel a las 9:30 a.m. perfecto para no tener que levantarme tan temprano, estar en el local para entregar el pastel y después regresar a casa a buscar a mis hijas para asistir a la reunión dominical en la iglesia a las 10:30, aahhhhhh todo calculado al minuto como con reloj suizo, cada pieza del rompecabezas encajando perfectamente.

Pero sucedió algo inesperado, una crisis del tipo 2B repentina-causada por un error propio (según la clasificación que Carlos Cuauhtémoc Sánchez  hace en su libro Te Desafío a Prosperar) me gusta usar ese término «2B» porque suena un poco misteriosooooo 😁, pero hablando en español aterrizado se llama «Metida de Pata«.

Mi rutina normal al momento de hornear pasteles es:

1- Revisar cada pedido.

2- Anotar en el pizarrón cuantos pasteles y de que sabor tengo que hornear.

Este pedido en especial lo concreté por FB, la persona que me lo ordenó no tenía oportunidad de pasar por el local, así que depositó a mi cuenta el anticipo correspondiente y me dio todos los detalles por medio de un mensaje.

Anoté el pedido y todos los detalles en mi cuaderno, se me quedó muy grabado en la mente (según yo) que el pastel era con capas de pan de plátano y zanahoria.

Cuando hice la lista en el pizarrón confié tanto en mi mente que no revisé detalladamente ese pedido y anoté que tenía que hornear pastel de plátano y zanahoria, y punto final.

Y así transcurrieron mis días en perfecta armonía 🌈🦄, hasta el momento de empezar a decorar este pastel 🔥🐲.

La Crisis

¿Has escuchado la frase «La mejor memoria está en la punta de un lápiz»?

¿Te acuerdas que según yo, se me había quedado bien grabado en la mente los detalles del pastel?

Abrí mis notas para revisar el tipo de relleno que llevaba el pastel y PUUMM 💣ahí estaba mi metida de pata. La persona que me lo ordenó me hizo la aclaración de que el pastel de zanahoria no debería tener nueces y yo le puse nueces 🤦🏿‍♀️. No me especificó porque razón, si es que no le gustaban, si es que tenía alergia, pero sin importar la razón, yo no podía entregar ese pastel con nueces.

Y como un castillo de arena que se llevan las olas del mar, mis planes milimétricamente calculados se vinieron abajo.

Ahí empezó la 2B, ahora en lugar de decorar el pastel tendría que hornear un nuevo pastel de zanahoria sin nueces.

Ahora, en lugar de poder pasar toda la tarde con mi familia, tendría que ir a saludar y regresar a trabajar, bueno; no sin antes comer, claro.

Ahora, en lugar de levantarme un poco más tarde el domingo, tendría que levantarme temprano para ir al local de la pastelería y decorar el pastel para entregarlo a las 9:30 a.m.

Ahora, casi no podía creer lo que me estaba pasando, ¿por qué a mi? 😭, jajajaja bueno, la verdad es que no lloré ni me pregunté ¿por qué a mi?, sólo estoy haciendo algo de drama 😉.

En vez de eso me pregunté ¿por qué ocurrió esto? ¿qué error cometí? ¿para qué me pasó esto? ¿qué lección puedo aprender?

Me di cuenta que el error que cometí fue no seguir el proceso, no llevar a cabo la rutina que ya tengo establecida y que cada día me funciona para hacer mejor mi trabajo. Y mientras no establezca una rutina nueva, esa es la que debo de seguir.

Considero que tengo buena memoria, pero aprendí que debo preparar adecuadamente mi trabajo, aunque ya lo domine.

Revisar mis notas no me hubiese tomado más de un minuto. Ese hecho tan simple, me hubiese puesto en la mejor posición para disfrutar los siguientes momentos que tenía planeados.

Me hubieran dejado como al corredor en la pista, cuando está en la posición perfecta para salir y hacer su mejor carrera en cuanto escuche el disparo de salida.

El Plan B

Había que afrontar las consecuencias y tomar acción. Así que, respiré profundo, lo tomé con calma y puse en marcha el Plan B el cual no existía, pero improvisé en ese momento.

1- Congelé el pastel de zanahoria con nueces, para usarlo en una futura ocasión.

2- Mientras esperaba que pasaran a buscar los pasteles que tenía aún pendientes de entregar, me puse a rallar zanahoria, pesar harina, azúcar, etc.

3- En cuanto pasaron a buscar los pasteles, me fui a casa de mi mamá. Comimos, bebimos y reímos.

4- Regresé a la pastelería a hornear el pastel de zanahoria y esta vez me aseguré de no ponerle nueces 🙄. Esperé a que se enfriara un poco y lo dejé reposando en el refri para el siguiente día.

5- Me fuí a dormir, ya un poco tarde.

6- Me levanté a las 6:00 am para estar en la pastelería a las 7:00 am y asegurarme de tener listo el pastel a más tardar a las 9:00 am para poder tomarle fotos y todo el show.

7- Entregué el pastel.

8- Fuí a casa por mis hijas y nos fuimos a la Iglesia (por cierto estuve cabeceando), pero con todo mi corazón le di gracias a Dios por la lección aprendida y la 2B quedó superada en Su gracia.

 

Y a partir de aquí no fue mi plan

9- Anunciaron que el siguiente sábado sería la reunión de mujeres, habría un desayuno en la Iglesia. Que pasaras a notificar si ibas a asistir y si querías aportar algo para el desayuno.

10- Pasé a la mesa de registro y les dije, no puedo asistir al desayuno el próximo sábado por la mañana; pero yo coopero con un pastel de zanahoria con nueces para el desayuno.

Y así terminó mi crisis ese fin de semana, con paz, gratitud, lecciones aprendidas y un pastel de zanahoria que al parecer ya tenía un destino desde ese momento en que lo horneé y le puse nueces.

Como ves, las historias también se cuentan en pasteles.

Y tú, ¿has tenido alguna 2B? ¿que lecciones te ha dejado? déjame un comentario o escríbeme un correo a mily@milycake.com me encantaría leerte y aprender de tus experiencias.

 

Muchas gracias por compartir este momento conmigo.

Un abrazo

Mily

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mily

Ayudo a Decoradores de Pasteles a potenciar su talento. Lo hago compartiendo mi experiencia y conocimientos a través de cursos, tutoriales y recetas. Porque creo que con la instrucción y herramientas adecuadas todos podemos elaborar pasteles hermosos y deliciosos.

4 comentarios en “Mi crisis 2B”

  1. Holaa Mily…Creo que las Pasteleras tenemos muuuchas historias que contar….¡¡ Al igual que tu hace 15 días me paso algo similar al entregar 2 pasteles de boda tenía todo bajo control para la entrega de pasteles. 1 a las 2:00 pm y otro a las 3 (los 2 eran para la misma persona pero en diferentes lugares) llego al primer lugar de entrega -todo bien- llego a la segundo lugar de entrega -también todo bien- hablo con la persona que me ordeno para decirle que ya había hecho la entrega en tiempo y forma¡¡¡ y cuando regreso al negocio reviso las ordenes, PUUUUUM me doy cuenta que entregue los pasteles alrevez….el de las 2 a las 3 y el de las 3 a las 2….y desde un principio yo muy segura de que así, era la hora de entrega….total que tuve que regresarme a cambiar los pasteles de lugar….. sufrí mucho porque uno de los eventos ya había comenzado….y todo por no dar una pequeña leida de nuevo a las ordenes.. pero en fin son cosas que pasan…Pero aprendi que debo poner mas atención en esooo¡¡¡

    1. Hola Karla!! Muchas gracias por visitar el blog y compartir tu historia (una de muchaaasss aventuras 😂).
      Wooow!! me imagino lo que sentiste cuando te diste cuenta 😨 y me alegra que lo pudiste resolver favorablemente para todos. Sin duda, cada experiencia nos deja un aprendizaje 🤓. Te envío un fuerte abrazo pastelero.

  2. Wow que inspiradora es su anécdota, definitivamente uno pone y Dios dispone ( llegué a su blog por casualidad) . Corrió una lágrima por mi mejilla , ya que me identifiqué con ese sentimiento que uno tiene al darse cuenta de esa 2B !! Gracias por inspirarnos ( pasteleros caseros en inicio) !!! Estaré pendiente de sus cursos

    1. Hola Lily!! me da muchísimo gusto tenerte por aquí 😀

      Creo lo mismo que tú, Dios tiene el control y todas las cosas pasan para algo quizá aprender una lección, tocar alguna vida, crecer personalmente, en fin.

      Y claro que cuando las cosas no suceden como las teníamos planeadas sentimos algo de frustración 😫, pero hay que respirar, dejar que la vida fluya y disfrutar cada momento.

      Espero conocerte pronto me encantará tenerte en alguno de mis cursos, un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *